Skip Navigation

La vida es Mejor
Departamento de Recursos
Naturales de Carolina del Sur

Si usted esta viendo esto, quiere decir que su navegador de internet es Microsoft Internet Explorer y está funcionando en modo de Compatibilidad. Usted no podrá ver la aplicación con este navegador y estas configuraciones.

Por favor remueva “SC.GOV” de sus listas de vista de compatibilidad utilizando configuraciones (“settings”) en las opciones de Internet Explorer.

Noticias SCDNR

Resiliencia, Recuperación y Renacimiento en el Río Reedy

Enero 25 del 2019

Flores silvestres a lo largo del Río Reedy en el centro de Greenville.

Flores silvestres a lo largo del Río Reedy en el centro de Greenville.

Gracias por el honor de hablar frente a un grupo dedicado a la conservación tan prestigioso como este. Algunas de las personas que han contribuido a esta organización son mis héroes personales en materia de conservación. Particularmente Brad Wyche, Frank Holleman y Dave Hargett.

Seré breve. Quiero más que nada felicitarlos por el excelente trabajo que han hecho en los últimos 25 años, y hablar de cómo llegaron aquí. Cuando veo el Renacimiento de Greenville y la manera en la que está conectado al Río Reedy, me doy cuenta de que es una historia formidable.

La ciudad de Greenville se moviliza alrededor del río, pero como todos sabemos, no siempre fue así. Don Archer, quien en aquel entonces era biólogo en el norte del estado, trabajando para “SC Wildlife and Marine Resources Department”, escribió un reporte en 1969 documentando que no se encontraron peces u otro tipo de vida acuática en el Río Reedy. Las palabras exactas de Archer fueron “carente de vida acuática”.

Esto nos habla de lo que estaba pasando antes de que se aprobara la Ley sobre Agua Limpia (Clean Water Act) en 1972. No habían peces ni macroinvertebrados. El Río Reedy no tenía vida. Y esto ocurría debido a que no existían leyes que regularan la liberación de desechos provenientes de operaciones textiles en el área de Greenville. El cambio para el Río Reedy y muchos otros ríos afectados en los Estados Unidos, sucedió gracias a la Ley sobre Agua Limpia de 1972. Adelantémonos al año 1993, cuando tres ciudadanos preocupados, Tom Tiller, Ben Geer Keys y Brad Wyche, vieron la degradación del Río y decidieron hacer algo al respecto. Fue entonces cuando “Friends of the Reedy River” se formó. A través de los años, muchas personas involucradas en conservación contribuyeron al éxito de “Friends of the Reedy River”, lo cual puso al Río Reedy en camino a recuperarse.

Pero, en 1996 una tubería se rompió, derramando casi un millón de galones de combustóleo en el Río Reedy. Desde la carretera 418, cerca de Fork Shoals, dicho derrame eliminó toda criatura a lo largo de 23 millas, hasta Boyd Mill Pond. Por tratarse de una violación de la Ley sobre Agua Limpia, en 1998 se llegó a un acuerdo en el cual el estado de Carolina del Sur recibiría $6.5 millones de dólares. Originalmente, el dinero se iba a depositar en el fondo general del estado, y ninguna porción de éste iba a utilizarse en el Río. “Friends of the Reedy River” hizo una campaña pública para conservar una parte del dinero otorgado por el acuerdo para beneficiar al Río y gracias a dichos esfuerzos, los fondos del acuerdo lograron cosas extraordinarias en beneficio de la comunidad. Entre ellas están:

Se instituyó un programa de educación ambiental para reducir el exceso de aguas pluviales. El asunto del derrame también fue la razón por la cual un joven biólogo de pesquerías de agua dulce llamado Kevin Kubach vino a SCDNR, ya que con el dinero obtenido por el acuerdo del derrame se financiaron estudios del Río Reedy y así la entrada de Kevin a SCDNR en el 2004. Desde que él llegó, muchas cosas buenas han sucedido en relación con los ríos en Carolina del Sur. Los ríos y arroyos del sureste han sufrido la disminución a largo plazo de especies acuáticas nativas debido principalmente a cambios en el hábitat a causa de alteraciones del paisaje de origen humano.

Los días de limpieza y muchas otras actividades organizadas por 'Friends of the Reedy River' han marcado una profunda diferencia en la vida del Río y la comunidad que lo rodea. Los días de limpieza y muchas otras actividades organizadas por 'Friends of the Reedy River' han marcado una profunda diferencia en la vida del Río y la comunidad que lo rodea.

Los días de limpieza y muchas otras actividades organizadas por 'Friends of the Reedy River' han marcado una profunda diferencia en la vida del Río y la comunidad que lo rodea.

Con el fin de perseguir una estrategia de conservación más proactiva y basada en ciencia, SCDNR en cooperación con Clemson University, se encargaron de realizar una evaluación completa desde el 2006 al 2011 de los arroyos, para determinar la condición de los peces nativos y los recursos acuáticos a través del estado. Kevin encabeza el equipo de SCDNR que realiza dichos estudios. La evaluación de los arroyos dio como resultado una colección de datos biológicos, químicos, físicos y de nivel panorámico que era necesaria para tomar decisiones importantes en un esfuerzo por conservar nuestros recursos acuáticos.

Estos estudios no hubieran ocurrido sin lo sucedido en el Río Reedy. Aun cuando el derrame fue terrible, muchas cosas buenas resultaron de él. Kevin Kubach, biólogo de pesquería, es un ejemplo de ello. Kevin me dijo recientemente que el Río Reedy tiene más de 30 especies de peces de la parte alta a la parte baja. El río pasó de no tener peces de ninguna especie en absoluto, a tener de 30 a 40 especies de peces en un transcurso de 40 años, más que nada gracias a la Ley sobre Agua Limpia y a los esfuerzos de “Friends of the Reedy River”. Las especies de peces son un indicador de la salud de un río, según Kevin, de hecho, las especies son equivalentes a la “boleta de calificación” de un Río.

Más o menos al mismo tiempo que Kevin llegó a SCDNR, el Plan Maestro del Río Reedy se puso en marcha a través de esfuerzos de la ciudad, el consejo del Condado y grupos como “Friends of the Reedy River” y “Upstate Forever”. Los objetivos básicos del Plan eran mejorar el acceso al río, proteger la calidad del agua, reducir el desbordamiento y ofrecer oportunidades de recreación y desarrollo a lo largo del corredor de 16 millas del río.

Los ríos son lugares para soñar, para perderse. Leí en alguna parte que en un río se pueden escuchar conversaciones del pasado. Yo he intentado escucharlas. Si se escucha atentamente, alejándose del ruido superficial que invade nuestras vidas, realmente se puede escuchar lo que parecen ser voces humanas. No puedo decir que entiendo lo que dicen. Pero tratándose del Río Reedy, lo que ha pasado en los últimos 25 años y lo que muy probablemente pase en los próximos 25 bajo el cuidado de personas como ustedes, ¡pienso que lo que se dice es BUENO!

Gracias.